lunes, 30 de abril de 2012

Servicio de urgencias.

En aquel box del servicio de urgencias se oye todo. Tan solo unas cortinillas me separan del paciente en observación de la cama de al lado.
Tras hacerme el electrocardiograma, me sacan sangre para su posterior análisis y una placa del tórax. Mientras espero en aquella camilla, tras la cortina y en penumbra.
Mi vecina de la izquierda una incontinente verbal en toda regla. Verborrea a más no poder. Habla con su paciente nuera hasta por los codos de intimidades, increíble, le cuenta que es una gran defensora del bidé y le explica como lo usa a viva voz. Siento vergüenza ajena con tan solo oírla. La vecina de enfrente, al parecer una vieja conocida en urgencias se queja de sus continuas recaídas… y entre tanto pienso en mi frustrado infarto y en la suerte buena y mala que he tenido en ésta vida.
¿Una vida feliz? No lo se, siempre me he pensado que la felicidad es propiedad de los ingenuos o de los ególatras… ¿Puede haber felicidad mientras miles de niños mueren de hambre al día? ¿Puede haber felicidad pensando en como sortear las contrariedades económicas cada fin de mes?
¿Suerte? … ¿De la buena o de la mala? He tenido mala suerte en tan solo unos aspectos. Buena en cuanto a relaciones humanas se refiere, sobre todo en mi familia, en mis sentimientos, en la gente que he conocido, en la que me rodea y me ha rodeado, en hechizos de todo tipo, en vivencias, ideales, ilusiones… Creo que he disfrutado de la vida y pienso seguir haciéndolo… en ésta faceta, he tenido y tengo buena suerte.
Llega el médico con los resultados y al parecer ha sido todo una falsa alarma. Me he quedado tan relajado que el Doctor me pilla adormilado pensando entre sueños en todas estas cosas. Al despertarme me he sobresaltado.  
Me visto rápidamente después de seis horas de relajo y vuelvo a la vida normal. Al coger el coche junto a la entrada de urgencias observo el papel amarillo bajo el limpiaparabrisas. La vida continúa, la policía municipal vela por nuestra seguridad, el Ayuntamiento recauda como puede…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores