viernes, 18 de enero de 2013

"LLora como mujer"... y resulta que los hombres lloramos como hombres.

No me extraña que llorara Boabdil por perder Granada, porque debía ser un paraíso... como se lo montaban, relajo, lujo, buenas compañías, estanques y chorritos de agua para rebajar el estrés del rey moro y sus amigos...

Pero ¿Y su madre? La sultana Aixa "la honrada", quien le chinchorreaba a su hijo al perder Granada: "Llora como mujer, ya que no supiste defenderte como un hombre" ... indudablemente una madre es una madre y debió de subir la moral a su hijo despues de enfrentarle en contra de su padre y su tío para arrebatarles el reino. ¿Se sorprendía Aixa de que los hombres también lloraran? ¿No lloraría Boabdil por la madre tan ejemplarizante y "víbora" que le había tocado? Incluso Muley Hacen, el padre de Boabdil... ¿No lloraría también su esposo por esa mala ambiciosa que había elegido por mujer?... y es que, cuando no hay amor, elegir no es fácil.

De Aixa se ha hablado poco, pero debía de ser una cabrona de mucho cuidado que hacía llorar a todo hombre que tuviera cerca ¿Fué maltrato de género? ¿Maltrato psicológico? O simplemente la venganza de un orgullo malherido de mujer, que nos dejó como recuerdo "la leyenda del suspiro del moro".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores