domingo, 28 de julio de 2013

"El cuerpo de sirenas" de La Ría de Bilbao.

Ella se matriculó en un curso de natación para ejercitar sus brazos, nadar con elegancia, avanzar con suavidad y evitar salpicones. Además debía mover su cola con la habilidad de una sardina. Alisó su pelo rizado dejando que su melena cayera sobre sus hombros, sus pecas a la vista y unos pendientes inoxidables haciendo juego.

El exámen oposición para "El Cuerpo de cuerpos de sirenas de La Ría de Bilbao" se aproximaba. El departamento jurídico estaba dando los últimos retoques legales para garantizar la igualdad de género entre sus opositores. Las aguas puras y cristalinas de La Ría esperaban impacientes. El día "D" y la hora "H" estaban decididos y un observador internacional se desplazaría en breve desde la capital, no sin mirar antes sus apuntes del último cursillo de "Gestión de emociones" al que había asistido.

12 comentarios:

  1. !ja,ja,ja,ja...! ¿Y le servirá el cursillo? jaja!

    besos,

    P.D. Muy bueno

    ResponderEliminar
  2. Depende de la atención que ponga la alumna. De momento ayudará a no salpicar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. te decía el de "gestión de emociones" !! jaja!!

      Eliminar
  3. Conque spray de insecticida, ¿eh?
    Jajajajajaja

    A los seis años mi madre me apuntó a natación. Han pasado muchos años y no he dejado nunca de practicar. Nado bien, pero no gestiono bien las emociones: cuando me salpican, me cabreo, y cuando me arañan con las uñas de los pies mientras nadan braza, ya es que muerdo.

    Besoss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes suerte Aniquiladora, si alguna vez coincidimos en una piscina municipal. Llevo las uñas de los pies cortitas, no es que me las muerda, simplemente me las recorto y limo de vez en cuando. Prometo no salpicarte. Aplacaré tu agresividad con la simpatía natural que Dios o los genes de mis padres me dotaron.
      Gracias por tu visita. Saludos.

      Eliminar
  4. Las salpicaduras en la vida son diversas y muy variadas, ademas en esta sociedad la gestion de emociones es escasa por no decir inexistente. Y yo tengo que reconocer que se me ve a la legua que si me salpican no me voy a callar. Buen trabajo Maximo

    ResponderEliminar
  5. Katxis, en mis mocedades no existía este "Cuerpo", si lo llego a saber...! Ahora, ya, como que me pilla un poco tarde, más que nada por lo de mover la cola con la habilidad de una sardina... que con la edad se vuelve una un poco torpona
    ;)

    Saludos desde el Botxo!

    ResponderEliminar
  6. Pues sí que da para comentar lo de los salpicones, ¿eh? Bueno, pues que se aplique y no moleste a nadie. Además esperemos que con la dulzura de sus elegantes movimientos embelese al jurado para que le den algún premio.
    ¡Un beso y hasta pronto!

    ResponderEliminar
  7. Hace mucho que no publicas, Máximo. Anímate!!

    Besos,

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. anda máximo, anímateee...
    besos,

    ResponderEliminar

Seguidores