miércoles, 25 de febrero de 2015

Demasiado ocupada para sentir.

Cecilia estaba demasiado ocupada para sentir. Bajo el "txirimiri" algunas parejas aprovechaban para pasear por la playa, muy arrimados, bajo el paraguas o para besarse de forma romántica tras las ventanas de su habitación. Había parejas que al no tener paraguas tan solo compartían sonrisas y lluvia, disfrutando por el malecón. Ella no sentía esa necesidad y cuando llovía corría para meter la ropa del tendedero. Sin duda era la mujer pragmática. Su paraguas solo servía para no mojarse, su cama para dormir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores